Sonreímos a escondidas

Sonreímos a escondidas

Etimológicamente, la palabra “estética” proviene de la palabra griega aisthetikòs que significa «sensible» y se refiere a la capacidad que tenemos los seres humanos de percibir sensaciones.

Si aplicamos esta definición en el campo de la apariencia física, nos encontramos ante una construcción de la realidad totalmente subjetiva donde cada individuo tiene sus propias impresiones y capacidad de hacer juicios y valoraciones estéticas, distinguiendo lo que es bello y estético de lo es feo o antiestético. En este sentido, estas valoraciones individuales inciden en la imagen corporal de las personas.

En 1972, el psicólogo iraní Albert Mehrabian, profesor emérito de la Universidad de California, EE. UU. Publicó un estudio que lo situó en un importante puesto en el campo de la comunicación no verbal. Mehrabian nos revela las reglas de ponderación en la mayoría de la información de comunicación interpersonal: el 7% de la información se compone de lenguaje hablado, palabras; 38%, factores de sonido, tono, ritmo o volumen; 55% de las personas son lenguaje no verbal, especialmente expresiones faciales.

Implicaciones de la dermoestética

En Dermoestética, por citar un ejemplo, como profesionales podemos dotar a los ojos de más expresividad y hacer que luzcan mejor. Existen diferentes técnicas y procesos dentro de las Ciencias de la Salud en las que nos podemos formar y aprovechar laboralmente.

La Enfermería Dermoestética es la disciplina de las Ciencias de la Salud que se ocupa del estudio y cuidados de la piel y sus anejos, por medio de la aplicación de tratamientos y técnicas científicamente contrastadas, dirigidas a la reparación, restauración, mantenimiento y prevención del deterioro tisular, así como, los aspectos psicosociales relacionados, para lograr, el más alto nivel de bienestar físico y psicológico en las personas y, por tanto, una mejora de su salud.

Es necesario disponer de cualificaciones profesionales específicas para ejercer tratamientos estéticos que se aplican sobre un órgano como es la piel.

La figura de la enfermera gestora de imagen corporal

Es por todo ello, que los conceptos iniciales y las implicaciones de la enfermería en estos aspectos han ido evolucionando en el tiempo.

Las personas presentan una serie de necesidades relacionadas con su imagen que precisan ser atendidas mediante atención profesional. En este sentido, a las enfermeras se nos presenta la oportunidad de intervenir con una mirada, propia de nuestra disciplina, en una realidad que está muy presente en el momento actual.

Necesitamos, por tanto, concretar y asumir las competencias del perfil profesional de las enfermeras gestoras de la imagen corporal, al ser una demanda emergente en la sociedad.

En la Escuela de Ciencias de la Salud (ECS) se ofrece un  TÍTULO DE EXPERTO UNIVERSITARIO EN ENFERMERÍA DERMOESTÉTICA, donde se adquirirán técnicas, conocimientos y habilidades necesarias para dar apoyo a la persona en la gestión de su imagen, teniendo en cuenta todos los factores, tanto internos como externos, que influyen en la autopercepción, la autoaceptación y la autoimagen personal.

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto