La industria farmacéutica en España; un reflejo de nuestra salud actual

La industria farmacéutica en España; un reflejo de nuestra salud actual

El objetivo primordial de la industria farmacéutica es investigar, descubrir y desarrollar nuevos tratamientos que permitan mejorar la salud y la calidad de vida de las personas que sufren algún problema de salud.

Pero, al mismo tiempo, el sector se ha convertido en uno de los principales dinamizadores de la economía de los países que cuentan con compañías farmacéuticas asentadas, como España, donde es el sector industrial que más invierte en I+D, al ser responsable de uno de cada cinco euros que se destinan a este ámbito estratégico para cualquier economía desarrollada.

La industria farmacéutica genera en España unos 40.000 empleos directos, de los que el 59% son profesionales con estudios universitarios, y es el sector de la alta tecnología con más empleo (un 58% del total).

Pero los efectos beneficiosos de este sector sobre el mercado de trabajo son muy superiores en el conjunto de la economía, ya que, sumando el empleo directo con los puestos indirectos e inducidos generados por las compañías farmacéuticas como consecuencia de su actividad, el empleo que depende de la industria farmacéutica asciende en España a los 200.000 puestos.

Esto supone que, por cada empleo directo, el sector farmacéutico permite mantener otros cuatro indirectos en España, una ratio que, con leves variaciones, se mantiene en el caso del continente europeo, donde la fuerza laboral directa de las compañías farmacéuticas ronda las 800.000 personas.

Tendencias españolas en la terapéutica

El Observatorio del medicamento (enero 2021) remarca los cambios en la terapéutica del año 2020: fármacos para estreñimiento, obesidad y los anticoagulantes y antidepresivos, al alza; los anticonceptivos y hormonas, por el contrario, caen.

  • Aparato digestivo: se han incrementado mucho los trastornos intestinales que cursan con estreñimiento y, por el contrario, descienden los antidiarreicos. Aumentan los productos para la obesidad, así como los digestivos, vitaminas y antidiabéticos. La explicación fisiológica es que el aumento del sedentarismo ha proporcionado el aumento de estos grupos terapéuticos.
  • Coagulación: aumenta la demanda de todos los medicamentos que actúan sobre la coagulación que actúan como preventivos de enfermedades cardiovasculares tan graves como el ictus. En su gran mayoría son de estricta prescripción médica. Su aumento estaría justificado en una pandemia que cursa con problemas de coagulación.
  • Aparato circulatorio: presentan descensos sorprendentes los que se utilizan en cardioterapia y vasoterapia cerebral y periférica, solo aumentan los que actúan sobre el colesterol y los nuevos productos que permiten agrupar en una dosis varios medicamentos de uso común, en enfermedades cardiovasculares.
  • Piel: se produce un descenso considerable de los medicamentos usados para problemas dermatológicos, quizá como consecuencia del confinamiento, distanciamiento y haber extremado la limpieza.
  • Sexualidad: sorprendente caída de los antiinfecciosos ginecológicos, y también de los anticonceptivos, los urológicos y los utilizados en la disfunción eréctil. Contrasta con las bajas previsiones de natalidad del año 2020, y solo se explica por el distanciamiento social.
  • Aparato respiratorio: la caída en el consumo de todo tipo de especialidades utilizadas para los procesos respiratorios y asmáticos es un hecho sorprendente desde el punto de vista terapéutico. (-9%) en este tipo de productos, imprescindibles para tratar procesos alérgicos, inflamatorios y otros. Quizá la explicación hay que buscarla en la reducción drástica de la actividad física, y el contacto con la naturaleza, en las épocas peores de la pandemia. No se había producido nunca una caída del consumo de antitusivos y, en general, de los medicamentos para el aparato respiratorio. Tampoco de los utilizados para afecciones oculares y otológicas. Los descensos que se han producido hay que atribuirlos al uso de mascarillas y al distanciamiento social.
  • Aparato locomotor: sin otra explicación que la reducción del ejercicio físico o la reducción de movilidad, se produce una importante caída del mercado de antirreumáticos y antinflamatorios.

Vacunas y antibióticos

Se observa una caída espectacular del consumo de antibióticos (-16%) y de vacunas en general que caen un (-11%), lo que viene a corroborar la actual falta de vacunas en las farmacias y pone de manifiesto el mal funcionamiento durante la pandemia de los servicios de pediatría en atención primaria.

Concretamente de todas las vacunas solo se han dispensado en las farmacias 2,3 millones de unidades, sin que haya datos fiables por el momento de las que han podido administrar en las campañas de vacunación realizadas.

Fármacos usados en el ámbito de la salud mental

La evolución positiva del uso de antipsicóticos y antidepresivos ha despertado una gran curiosidad en los medios de comunicación.

Una reciente encuesta del CIS sobre la salud mental durante la pandemia, indica que los problemas de sueño o ansiedad quizá superen al discreto crecimiento de la medicación empleada en estos trastornos cuyo aumento ha sido del 4%, aunque sabemos que en 2019 había aumentado un 2%.

La encuesta del CIS preguntó desde que empezó la pandemia: ¿se han sentido mal por algún motivo? Un 41,9% “ha tenido problemas de sueño”, un 51,9% ha reconocido “sentirse cansado o con pocas energías” y un 38,7% ha tenido “dolores de cabeza”, entre otros problemas como taquicardias, mareos o desmayos.

Es destacable, sin embargo, el fuerte crecimiento que ha experimentado la medicación usada en la deshabituación tabáquica, que comenzó a financiarse a principios del año 2020.

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto