La enfermera experta en cuidados paliativos: una dosis de vida para los enfermos

La enfermera experta en cuidados paliativos: una dosis de vida para los enfermos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define los cuidados paliativos como “el enfoque que mejora la calidad de vida de pacientes y familias que se enfrentan a los problemas asociados con enfermedades amenazantes para la vida, a través de la prevención y alivio del sufrimiento, por medio de la identificación temprana y la impecable evaluación y tratamiento del dolor, y otros problemas físicos, psicosociales y espirituales”. En un momento en el que el debate de la eutanasia está de plena actualidad -tras el reciente caso de María José Carrasco, quién pidió ayuda a su marido para morir dignamente- , la necesidad de invertir en cuidados paliativos y conocer qué papel tienen en nuestra sociedad se hace fundamental. De acuerdo a lo que explica Manuela Monleón, enfermera del equipo de soporte de Atención Primaria Domiciliaria de Legazpi, este tipo de cuidados se ofrecen a “las personas con una enfermedad avanzada y progresiva, de pronóstico incierto, dónde no haya una respuesta al tratamiento curativo”. La enfermera madrileña deja claro que este tipo de atención “lejos de centrarse en la terminalidad, lo que pretende es ayudar a poner vida a los días de las personas enfermas”. En este punto, la labor de la enfermería se hace fundamental, ya que es una profesión asociada a los cuidados. “En este momento ya no se puede curar, pero sí cuidar”, concreta Monleón. Por esta razón, la labor de las enfermeras se centra en realizar una “atención integral del enfermo y su familia, donde se atienden las necesidades físicas, psicoemocionales, sociales y espirituales”, relata Manuela Monleón.

La familia

Otro de los aspectos que resalta la enfermera de paliativos es que este tipo de cuidados no se centran únicamente en el paciente; el rol de la familia resulta esencial para que este tipo de cuidados sean efectivos. “Tienen un papel esencial, sobre todo en el domicilio, donde no podría ser atendido sin una familia que le apoye”, explica Monleón. “Aquí tiene mucha importancia la Educación para la Salud. La persona cuidadora va a ser quién pase más tiempo con el enfermo y realice la mayoría de los cuidados en el domicilio. La enfermera tiene que apoyar y formar en ese cuidado específico; desde cuidados básicos como higiene, alimentación, etc., a más específicos como el cuidado de sondajes, heridas, etc”, añade la enfermera.

Cuidados enfermeros

Los cuidados de una enfermera en este ámbito han de ser “cercanos, integrales, dirigidos al enfermo y a la familia”, resume Manuela Monleón. Por su parte, concreta que estos deben dirigirse en cuatro esferas: “cuidando los síntomas físicos de la enfermedad, dando confort, administrando medicación y enseñando a manejarla, realizando intervenciones avanzadas (curas de vías centrales, curas de heridas tumorales) así como los cuidados generales ante una persona que va perdiendo autonomía”, enumera Monleón. Además, explica, que el papel de la enfermera también es clave en el ámbito psicológico. “Las enfermeras deben cuidar la esfera psicológica, deben apoyar y ayudar a afrontar la situación y deben colaborar para disminuir el estrés”, explica la enfermera de paliativos. En conclusión, “la enfermera tiene el papel de cuidar el sentido de la vida del paciente”, concreta.

Regulación 

La última estrategia en Cuidados Paliativos es de 2007. En ella se preveía que la misión de esta disciplina fuese “mejorar la calidad de la atención prestada a los pacientes en situación avanzada y terminal y sus familias”, además de “promover la respuesta integral y coordinada del sistema sanitario a sus necesidades y respetando su autonomía y valores”. Monleón reclama que esta estrategia no ha sido actualizada y que “las necesidades de la sociedad respecto a los Ciudados Paliativos van cambiando”, por lo que considera necesaria “una revisión de la estrategia”. Se estima que en España mueran al año 75.000 personas sin acceso a una forma de atención que podría haber disminuido un sufrimiento evitable. Monleon calcula que “tres de cada cuatro personas van a necesitar atención paliativa al final de su vida” y que esta situación “se ve empeorada con las desigualdades entre Comunidades Autónomas”. Añade que “los Cuidados Paliativos tienen cabida en los diferentes entornos asistenciales (Hospital, AP, Sociosanitario y Urgencias), y son un derecho para la población, pero que va a depender de la comunidad autónoma, el desarrollo de los mismos” además, reclama que “no existe una especialización para desarrollar estos cuidados, ni siquiera una formación adecuada curricular obligatoria a lo largo del territorio español, como sí pasa en otros países de la Unión Europea. Lo que influye en la capacitación y reconocimiento de los profesionales, y por tanto repercute en la atención al enfermo con necesidades paliativas”, concluye la enfermera.

 

 

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto