Hacia una vida saludable: claves para la gestión emocional y reducción del estrés

Hacia una vida saludable: claves para la gestión emocional y reducción del estrés

Fijar la meta en llevar una vida saludable es algo que, por lo general, ronda la mente de mucha gente. Sin embargo, no siempre es una tarea sencilla. ¿Por dónde empezar? ¿Qué pasos hay que dar? En general, se sabe que llevar una dieta equilibrada y realizar algo de ejercicio físico es fundamental para emprender este camino saludable, pero ¿y nuestro bienestar mental y emocional? ¿cómo hacemos para manejar ese flujo de pensamientos y sentimientos que fluyen constantemente en nuestro interior?

Vivimos una vida, en ocasiones, demasiado acelerada; actuando de manera automática o mecánica y mediante hábitos para poder dar respuesta a la multitud de tareas y responsabilidades, tanto cotidianas como laborales. Esto incide, inevitablemente, en los altos niveles de estrés y ansiedad, las bajas por enfermedad o incluso la depresión o burnout.

Según la OMS, las enfermedades crónicas relacionadas con el estrés (enfermedades cardiacas, cáncer, depresión o ansiedad) son la principal causa de muerte en los países desarrollados. Así, el desafío global es que las personas puedan mejorar sus capacidades psicoemocionales para manejar el estrés, mejorar la atención y autorregular los pensamientos y emociones negativas.

En este sentido, hoy en día existen numerosas prácticas que tratan de integrar un estilo de vida saludable. Entre ellas, presentamos un concepto del que se está oyendo hablar cada vez más: el camino de la atención plena o mindfulness, traducido al inglés.

La atención plena se refiere, principalmente, a una manera determinada de prestar atención que, según los expertos, se realiza de forma intencionada, tratando de no enjuiciar y poniendo el foco en nuestra experiencia presente.

Esta práctica nos permite desarrollar recursos internos de auto-observación y auto-regulación, favoreciendo una toma de conciencia que nos permite responder, en vez de reaccionar. Por tanto, desactivamos nuestras reacciones automáticas y generadoras de estrés, al hacernos conscientes de cómo responde nuestro cuerpo y nuestras emociones ante el tipo de situaciones que nos generan dicho estrés. En otras palabras, aprendemos a detenernos, a hacer una pausa y a responder de manera consciente, rompiendo la cadena que conduce al estrés crónico.

Según la Escuela de Desarrollo Transpersonal, entrenar la mente para estar plenamente atento en el momento presente es justamente lo contrario a lo que sucede en la reacción crónica del estrés, y con ello conseguimos:

  • Aumentar la capacidad de manejar situaciones estresantes.
  • Una mayor claridad en la toma de decisiones.
  • Más creatividad en la resolución de conflictos.
  • Mantener el equilibrio y el foco mental sostenido en ambientes desafiantes.
  • Reducir las reacciones automáticas de estrés, haciendo elecciones conscientes en respuesta a los diferentes desafíos.
  • Involucrarnos con los demás a través de relaciones auténticas y genuinas.
  • Crear y sostener hábitos de vida y de trabajo saludables.
  • Acceder a un mayor nivel de calma y estabilidad.

Pero ¿cómo podemos integrar estas prácticas en nuestro día a día para encaminarnos hacia una vida saludable?

Podemos practicar el entrenamiento de nuestra mente y gestión emocional a través de cualquier actividad de nuestra vida cotidiana en la que prestemos atención para darnos cuenta de “qué está sucediendo mientras está sucediendo”. En este sentido, se podría practicar la atención intencionadamente mientras comemos, nos aseamos, conducimos o damos un paseo. Es decir, simplemente, tratar de parar y prestar atención a lo que sucede tanto en nuestro mundo interno como externo, en cada momento.

 

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto