Formación continuada; necesidad y garantía de excelencia profesional

Formación continuada; necesidad y garantía de excelencia profesional

Actualmente los estilos de vida de las sociedades occidentales, así como la revolución científica y tecnológica, originan que el conocimiento en todas las áreas quede rápidamente obsoleto, lo que genera que la formación continua de los profesionales pase de ser una alternativa a una necesidad real.

En las profesiones sanitarias y muy especialmente en la enfermería, los conocimientos, actitudes y destrezas adquiridas deben ser renovadas periódicamente y las competencias actualizadas con regularidad.

Solo de esa manera lograremos satisfacer las necesidades de los pacientes, acordes a las políticas de calidad y estándares que se manejan en el entorno sanitario actual.

Ya en el Código Deontológico de la Enfermería Española,  se alude a que “será responsabilidad de la enfermera actualizar constantemente sus conocimientos personales, con el fin de evitar actuaciones que puedan ocasionar la pérdida de salud o de vida de las personas que atiende” (Art. 60), y añade que “la enfermera será consciente de la necesidad de una permanente puesta al día mediante la educación continuada y el desarrollo conjunto de conocimientos sobre los cuales se basa su ejercicio profesional” (Art. 70), matizado que “deberá valorar sus propias necesidades de aprendizaje, buscando los recursos apropiados y siendo capaz de autodirigir su propia formación” (Art. 71).

Encontramos otras referencias claras dentro del Ordenamiento Jurídico, como la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, donde se señala que la formación de los profesionales como un factor fundamental en la mejora de la cualificación profesional. En este sentido, reconoce la importancia de la formación continuada, orientada a mejorar la calidad del proceso asistencial y garantizar la seguridad del usuario.

¿Qué es realmente la formación continuada?

Comprende un amplio repertorio de actividades y programas formativos de aprendizaje teórico y práctico que se comienzan a realizar después de la formación obligatoria o reglada (Grado) y que puede extenderse durante toda la vida profesional.

Su fundamento reside entonces en continuar adquiriendo y actualizando nuestras competencias a través de cursos, seminarios, conferencias, talleres y demás encuentros científicos, donde los profesionales sanitarios exponen y comparten sus experiencias y mantienen sus conocimientos actualizados.

Actualmente dentro de esta oferta y más si cabe, desde la irrupción de la pandemia por COVID-19, destacan los cursos de formación online en los que, a través de diferentes metodologías de enseñanza a distancia (e-learning), se imparten diferentes materias enfocadas a múltiples áreas de conocimiento, lo que permite la interacción del usuario con el material y los profesores mediante la utilización de diversas herramientas informáticas y tecnológicas.

Ventajas de la enseñanza e-learning.

  • Reducción del coste de la formación: mientras que la inversión es inicial y de mantenimiento, evitamos los gastos de traslado, alojamiento o material didáctico que se requieren cuando la formación es presencial. Esto cobra especial importancia cuando hablamos de organizaciones de gran tamaño con distintas localizaciones geográficas.
  • Inmediatez: una vez conectados, cualquier tipo de comunicación puede realizarse con rapidez y agilidad, tanto por parte de los alumnos, como de los alumnos con los tutores.
  • Flexibilidad: mientras que la formación presencial requiere de calendarios cerrados, la online disfruta de la flexibilidad que otorga poder conectarnos en cualquier momento, siempre que haya internet disponible.

 ¿Qué permite la formación continuada online?

  • Mejorar la práctica profesional. Las competencias son dinámicas y requieren un trabajo continuado basado en el aprendizaje y en la investigación (qué y cómo lo hacen en otros lugares, revisión y/o análisis crítico de la evidencia disponible al respecto de un área de conocimiento y una reevaluación constante de la situación actual.
  • Potenciar la seguridad del paciente. Esto es una necesidad para sí misma, pero también una exigencia profesional para mejorar la calidad asistencial de los cuidados ofertados. Además, generar, incluirse y diseminar la cultura de la seguridad es un objetivo continuado para mejorar la calidad asistencial y conseguir la excelencia clínica.
  • Evitar la obsolescencia profesional a corto plazo. Aunque con proyección en el tiempo, ya que todo lo aprendido debe ser transferible al trabajo cotidiano.
  • Mejorar el currículum personal y profesional, aumentar las posibilidades de ser seleccionado/a en bolsas de trabajo, ampliar los méritos ante las oportunidades de promoción interna, mejorar tus puntuaciones ante un concurso/oposición y optimizar tu capacitación para acceder a las distintas Especialidades de Enfermería.

Desde 1989 la Escuela de Ciencias de la Salud es el centro de formación de referencia para los profesionales de enfermería y otras profesiones sanitarias.

Consulta nuestra oferta académica de formación continuada, enfocada a que la enfermería adquiera los conocimientos, destrezas y actitudes necesarias para acceder satisfactoriamente al mercado laboral, cumplir con las exigencias profesionales actuales y desarrollar sus competencias de forma satisfactoria, conforme a los estándares de calidad exigibles.

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto