El consumo de bebidas light puede aumentar el riesgo de infarto en mujeres postmenopáusicas

El consumo de bebidas light puede aumentar el riesgo de infarto en mujeres postmenopáusicas

Según un estudio publicado por Stroke, el diario de la American Heart Association, para la mayoría de las mujeres postmenopáusicas beber mucha cantidad de refrescos light está asociado a un aumento del riesgo de infarto causado por un bloqueo de las arterias. Es uno de los primeros estudios que se centra en la asociación entre beber refrescos artificialmente edulcorados y el riesgo de sufrir un infarto en  mujeres postmenopausicas. Los autores advierten que a pesar de que este estudio identifica una relación entre bebidas light e infarto, no prueba la causa efecto porque ha sido un estudio observacional basado en información que han dado algunas mujeres sobre el consumo de bebidas light.

Se compararon personas que habían consumido bebidas light menos de una vez por semana, con aquellas que habían consumido dos o más al día y los resultados hablan por sí sólos: el 23 por ciento de las que habían bebido refrescos edulcorados tenían más riesgo de sufrir un infarto, el 31 por ciento contaba con más probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular causado por coágulos (isquémico), el 29 por ciento de sufrir alguna enfermedad del corazón y el 16 por ciento más probabilidades de morir por cualquier causa. Además, el equipo de investigadores observó que los riesgos eran más elevados para  mujeres que habían sufrido alguna enfermedad del corazón o diabetes y mujeres obesas independientemente de que hubiesen sufrido algún problema en el corazón previamente.

“Muchas personas, especialmente las que tienen sobrepeso u obesidad consumen bebidas artificialmente edulcoradas para reducir las calorías de su dieta. Sin embargo, nuestra investigación y otros estudios observacionales han demostrado que las bebidas con azúcares artificiales no son inofensivas y su alto consumo está relacionado con un mayor riesgo de sufrir problemas cardiovasculares y enfermedades cardiacas”, explica  Yasmin Mossavar-Rahmani autora principal del estudio y profesora asociada de epidemiología clínica y salud de la población en el Colegio de Medicina Albert Einstein en el Bronx, Nueva York. Los investigadores analizaron los datos de 8.714 mujeres postmenopáusicas y se realizó un seguimiento de los resultados durante más de 11 años. Pasados tres años, las mujeres declaraban la frecuencia en la que habían consumido bebidas light en los anteriores tres meses. La información recopilada no recogía datos sobre qué tipo de edulcorantes contenían las bebidas que las mujeres habían consumido.

Los resultados se obtuvieron después de ajustar diferentes factores de riesgo como edad, tensión alta o tabaquismo. Estos resultados en mujeres postmenopáusicas pueden no ser generalizables para hombres o mujeres más jóvenes. El estudio, además, se limita a contener la información otorgada voluntaria por las mujeres que participaron en el estudio. “No conocemos el tipo de bebidas endulzadas artificialmente que consumían las mujeres, por lo que no conocemos qué edulcorantes pueden ser dañinos y cuales no”, añade Mossavar-Rahmani. La American Heart Association publicó recientemente un aviso científico que explicaba que la investigación científica era inadecuada para concluir que las bebidas azucaradas bajas en calorías alteran, o no lo hacen, los factores de riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular en niños pequeños, adolescentes o adultos. La Asociación reconoce que las bebidas dietéticas pueden ayudar a reemplazar las bebidas azucaradas y altas en calorías, pero recomienda que el agua (simple, carbonatada y sin azúcar) sea la mejor opción para una bebida sin calorías.

Mejor, agua

“Desafortunadamente, las investigaciones actuales simplemente no proporcionan evidencia suficiente para distinguir entre los efectos de diferentes edulcorantes bajos en calorías en la salud del corazón y del cerebro. Este estudio se suma a la evidencia de que limitar el uso de bebidas dietéticas es lo más prudente para la salud. “, especifica Rachel K. Johnson,  profesora de nutrición emérita de la Universidad de Vermont y presidenta del grupo de redacción del Consejo científico de la American Heart Association. “La American Heart Association sugiere que el agua es la mejor opción para una bebida sin calorías. Sin embargo, para algunos adultos, las bebidas dietéticas con edulcorantes bajos en calorías pueden ser útiles en la transición a la adopción de agua como su bebida principal. Desde un ensayo clínico a largo plazo no se dispone de datos sobre los efectos de las bebidas endulzadas con bajo contenido calórico y la salud cardiovascular, debido a su falta de valor nutricional, puede ser prudente limitar su uso prolongado “, concluye Johnson.

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto