Charlas enfermeras en empresas para conocer cómo enfrentarse a un atragantamiento

Charlas enfermeras en empresas para conocer cómo enfrentarse a un atragantamiento

Un total de 2.336 personas fallecieron en 2017 por un atragantamiento, convirtiéndose así en la tercera causa de muerte no natural en España por delante de los accidentes de tráfico y sólo superada por los suicidios y las caídas accidentales. Conscientes de esta realidad, la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud (EICS) con la colaboración de ASISA, está realizando charlas informativas en empresas para concienciar a la población y enseñar a los trabajadores cómo enfrentarse a una situación así. De la mano de Alejandro Blanco, profesor de la EICS, decenas de empleados ya han podido formarse en este ámbito. “Lo más importante en estos casos es tener claro que hay un compromiso vital. Una alteración de la consciencia es la manera más sencilla de comprobarlo. Posteriormente, tenemos que saber que hay que activar la cadena de supervivencia, llamando a los servicios de emergencia por si no revierte y deriva en riesgo vital”, explica Blanco, que continúa resaltando que una vez puesto eso en marcha habría que intentar quitar el cuerpo extraño.

Es en este momento, cuando la actuación de la persona que acompaña al afectado es imprescindible, tanto para avisar al 112 como para ayudar mientras que llegan. “Si el paciente puede toser, lo mejor es animarle a que lo haga. Si no tiene capacidad de toser ni de hablar, hay que intentar hacerle alguna maniobra. Lo más frecuente es comenzar con los golpes entre las escápulas, seguido de la maniobra de Heimlich, que es la comprensión abdominal para crear una presión torácica e intentar sacar el cuerpo extraño fuera”, puntualiza.

Para el enfermero, es muy importante que la gente conozca estas medidas, pero también es consciente de que hay que practicarla y aprender bien a hacerla. “Valorar un compromiso vital no es sencillo y hacer las técnicas de desobstrucción tampoco. Por eso, la formación de una enfermera como educadora de la salud es fundamental para prevenir estas situaciones y dar claves a los ciudadanos para que no ocurran”, subraya Blanco.

Entre las dudas más frecuentes de los asistentes se encuentra la atención frente al atragantamiento en menores, una cuestión que preocupa mucho a padres y madres. Por este motivo, Alejandro Blanco recalca que hay que tener precaución con los menores de cinco años porque todavía no tienen los huesos bien formados. “En estos niños se suprime la maniobra abdominal y se cambia por una torácica. Los golpes en las escápulas también son necesarios. Tenemos que pensar que los niños son iguales porque si no, corremos el riesgo de creer que no sabremos hacerlo y le dejamos sin auxilio”, destaca.

Ángel M. Gregoris

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto