Alerta: las cifras sobre el déficit de enfermeras en España

Alerta: las cifras sobre el déficit de enfermeras en España

Ya en 2010 el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad analizaba en su Informe Sobre Profesionales de Enfermería. Oferta/Necesidad 2010-2025, la configuración estadística enfermera, tanto generalista como de otras especialidades, perfilando un escenario real deficitario de estas profesiones en el Sistema nacional de Salud.

Considerando este documento como el inicio de la futura planificación de los servicios de enfermería en nuestro país, se mencionaba en sus conclusiones que la ratio de enfermera por cada 1.000 habitantes se situaba a la cola de los países de la OCDE, siendo bastante inferior a la media. Además, ya se hablaba de una necesidad de adecuación de la oferta de formación especializada capaz de satisfacer la demanda de estos profesionales.

Publicaciones posteriores, como el Informe Sobre Recursos Humanos Sanitarios en España y la Unión Europea 2014, elaborado por el Consejo General de Enfermería de España, realizan algunos años despues una fotografía prácticamente idéntica de la situación.

La situación varios años después

Con el paso del tiempo, las cifras se ratifican en el informe de Recursos humanos, ordenación profesional y formación continuada en el Sistema Nacional de Salud Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2018, y se ponen aún en mayor relevancia si tenemos en cuenta otros documentos como Health at a Glance 2019, que presenta los últimos datos y tendencias comparables sobre diferentes aspectos del desempeño de diferentes sistemas de salud en los países de la OCDE.

A finales del 2019 el Sindicato SATSE presentó 660.564 firmas en la Oficina del Censo Electoral del INE que pretendían impulsar el debate político sobre una Ley de Seguridad del Paciente en el Congreso de los Diputados (ya aprobada para debate desde 2018, pero paralizada por la situación política que imperaba en esas fechas).

En España las desigualdades se agudizan dado que, en base a sus competencias, los diferentes Sistemas de Salud de las 17 Comunidades Autónomas también presentan cifras dispares, lo que hace evidente una falta de criterio unificado para establecer las necesidades reales que satisfagan las demandas de la ciudadanía, y en especial de los pacientes.

¿La pandemia como punto de inflexión?

El escenario actual se ha visto reconfigurada por la irrupción del COVID-19, generando aún más dudas sobre estas necesidades reales, ya no solo de personal enfermero, sino de otras profesiones sanitarias. Las características excepcionales que se han sucedió estos últimos meses vuelven a disparar las dudas sobre la viabilidad del sistema.

En el año 2019, un año antes de la pandemia, el número de enfermeras colegiadas en nuestro país se incrementó en 8.332 personas (representando un aumento del 2,7 % con respecto a 2018), con un total de 316.094 profesionales, lo que suponía un ratio de 532 enfermeras por cada 100.000 habitantes (entre 5,3 enfermeras por cada 1.000 hab), lo que implicaba que en España siguiéramos muy por debajo de la media europea que se situaba en 852, según el informe World health statistics 2018, publicado por la OMS.

Estableciendo proyecciones futuras, antes de la pandemia, en el año 2040, España precisaría 19.000 enfermeras para alcanzar la media europea actual en 2020 (811). Si calculáramos el incremento de esa media, amparándonos en la evolución de los últimos 10 años, implicaría que la necesidad se situaría en torno a las 50.000 enfermeras.

Más allá de las cifras, ahora la evidencia ha quedado puesta sobre la mesa. El COVID-19 transformó a España e Italia en el epicentro mundial de la pandemia. Los países del sur de Europa tenían sus sistemas sanitarios llenos de agujeros. Por el contrario, los países del norte y del centro de Europa contaban con mucho más personal de enfermería para hacer frente al coronavirus, según las cifras de años anteriores de Eurostat.

¿Y qué sucederá a partir de ahora?

El alcance y las consecuencias de estas evidencias se irá descubriendo a lo largo de los próximos meses, pero las perspectivas para un incremento de enfermeras no parecen ser demasiado positivas;  el pasado 7 de abril, la Organización Mundial de la Salud presentó su informe “El estado de la Enfermería del mundo 2020′. 

En él se realiza una valoración sobre 191 países y establece una previsión de incremento de enfermeras hasta el 2030 cercano al 8% anual a nivel global, pero según este organismo, en el caso concreto de España y según sus datos, no va a pasar (en sus consideraciones finales, este informe afirma que la densidad de enfermeras respecto al mundo está “por encima del umbral mundial”, por lo que no estiman un déficit de profesionales en España).

Respecto a los datos manejados por la OMS en este informe, se menciona que en España el peso de la enfermería dentro de las profesiones sanitarias representa un 49% dentro del Sistema Nacional de Salud. En nuestro país se gradúan de media unas 10.115 enfermeras al año, lo que, a pesar de la edad avanzada de la plantilla española (47% tiene entre 35 y 54 años, 31% son menores de 35 años y el 21% mayores de 55), parece no suponer un problema para cubrir las futuras jubilaciones.

Las necesidades, a la vista de esta evolución, quedan suficientemente reflejadas; aún es pronto para establecer conclusiones, a las que habrá que sumar la evolución de variables económicas, proyecciones de generación de empleo, cambios sociosanitarios, sociales y reformas institucionales a todos los niveles, por lo que todo lo que suceda a lo largo del próximo 2021 marcará de manera significativa el futuro de la profesión en España.

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto