Un simulacro de ataque terrorista con bombas químicas para formar a los enfermeros de la EICS

Un simulacro de ataque terrorista con bombas químicas para formar a los enfermeros de la EICS

La Escuela Internacional de Ciencias de la Salud ha celebrado el examen final de su experto en Urgencias y Emergencias. Más de 500 profesionales se han enfrentado en un espectacular simulacro de atentado terroristas con bombas químicas en un tren y una posterior colisión de un autobús contra un coche, atropellando a algunas víctimas que huyen despavoridas del tren contaminado.

Heridos de diversa consideración tuvieron que ser rescatados, clasificados y asistidos por los equipos de emergencias y las fuerzas de seguridad del Estado. Se trata de uno de los exámenes finales más duros de este tipo de formación, imprescindible para que los sanitarios, y en especial los enfermeros, conozcan de primera mano cómo coordinarse y saber reaccionar en una situación así.

Grupos de la Guardia Civil especializados en NRBQ y del Samur Protección-Civil con equipos NRBQ, dotaciones de Policía, bomberos… han participado en el simulacro, logrando el mayor realismo posible durante el mismo para formar a los enfermeros de esta promoción.

Esta situación, que podría ser real actualmente, ha sido la dinámica del examen que prepara a los nuevos enfermeros expertos en Urgencias y Emergencias, que se han enfrentado a esta prueba final que evalúa su aptitud para defenderse en las situaciones más complicadas que puede afrontar un sanitario.

La Escuela Nacional de Protección Civil ha sido el escenario elegido para dar forma a la recreación y para mayor complicación, los participantes han tenido que enfrentarse a temperaturas de casi 40º, algo que dificultaba aún más el ejercicio.

 

“Si le enfermero no está formado, puede convertirse en una víctima más”

Pilar Fernández, directora de la EICS y vicepresidenta del Consejo General de Enfermería, asegura que “por desgracia, la necesidad de enfrentarse a la barbarie terrorista ha hecho que España sea uno de los países con mejores enfermeros y servicios de Emergencias”. Para ella, es imprescindible que los enfermeros se formen en este ámbito y sepan actuar ante estas eventualidades porque “situaciones como la recreada esta mañana pueden ocurrir en cualquier momento y este tipo de ejercicios ayudan a coordinar la acción y estudiar qué puede fallar”.

Hemos vivido un momento crítico en el que han tenido que atender desde heridos graves por la explosión y la contaminación de la bomba a afectados por el accidente de tráfico y la estampida de personas huyendo. Lo principal es que los enfermeros y el resto de profesionales superen el caos reinante y den respuesta en tiempo récord a una situación de máximo estrés como esta. Por otro lado, es crucial que sepan identificar a los críticos y evacuarlos pronto, siempre siguiendo las precauciones pertinentes para su integridad”, afirma José María Garcia de Buen, profesor de la EICS y coordinador del simulacro.

 

intervención sanitaria en simulacro de atentado para formar a enfemeros

 

Emilio José Muñoz, profesor de la EICS y también coordinador del simulacro, resalta que todos los enfermeros deberían estar cualificados para atender cualquier urgencia o emergencia que tuviésemos en el día a día. “Cada vez hay que intentar más que en los ejercicios de este tipo los enfermeros aprendan a meterse en acción en estos momentos y conozcan que deben tener muy en cuenta la seguridad en ataques como el de hoy, tienen que protegerse ellos como rescatadores y a los afectados”, subraya.

En total, han intervenido más de 500 personas, 20 vehículos asistenciales de emergencias sanitarias (Unidades de Soporte Vital Básico, Unidades de Soporte Vital Avanzado y Vehículos de Intervención Rápida), dos unidades de bomberos, dos hospitales de campaña y un puesto de mando unificado.

El principal problema de no prepararse para estos ataques es que los sanitarios y el resto de personal que van a actuar en la escena pueden ser una víctima más. En estos incidentes la organización básica es que nuestros profesionales puedan ser útiles y den respuesta. Si el enfermero no está formado en incidente NRBQ, va a ser una víctima más; si el enfermero no está formado en un ataque de múltiples víctimas, va a desorganizar la emergencia. Tienen que estar formados para organizar estos incidentes. Ahora tenemos otros campos y no sólo el hospital. En la calle las tareas organizativas son fundamentales. Sin organización, no podemos responder”, asevera Juan José Giménez, responsable del Samur en el simulacro.

Además, oficiales de la Guardia Civil han acudido rápidos a la llamada de auxilio y han simulado también cómo sería la captura del terrorista en una situación así.

El simulacro ha estado muy bien porque hemos tenido una gran coordinación entre diferentes agrupaciones, Samer, Samur y se ha actuado rápido y eficazmente para atender a todos los pacientes y poderlos llevar a los hospitales correspondientes”, recalca Marta Madrigal, enfermera de calidad del operativo de Samer del Ayuntamiento de Las Rozas.

Miguel Martín, teniente de la Unidad Técnica en NRBQ del servicio de explosivos de la Guardia Civil, explica que durante su intervención lo primero que han hecho es entrar los equipos de explosivos para descartar que hubiese otra bomba y, posteriormente, han entrado los equipos de intervención para rescate de víctimas, toma de muestras y detección. “Es importante que todos los organismos estemos cohesionados y tengamos el mismo tipo de entrenamiento, ya que en una emergencia de estas características tenemos que trabajar muy unidos. Este tipo de simulacros son esenciales para preparar a España ante un posible ataque”, destaca.

Además de los enfermeros que se examinaban, algunos recién graduados han querido participar en el simulacro haciendo de víctimas para ponerse en el papel de los heridos y conocer más cómo es el dispositivo en estos momentos.

Espero ser futuro alumno del experto de Urgencias de la Escuela porque las emergencias son las que más me gustan y es donde quiero trabajar. En la carrera no tocamos el palo de urgencias, no hacemos prácticas, no tenemos este tipo de simulacros. Es vital formarse en este campo y no sólo si quieres dedicarte a este campo, tendríamos que hacerlo todos porque si eres enfermero y te encuentras con una situación como esta, debes saber actuar”, asegura Pablo Cendán, una de las víctimas del simulacro.

Más de 11.000 enfermeros se han formado en Urgencias y Emergencias en la Escuela, consiguiendo que los profesionales españoles sean de los más valorados en el resto del mundo para atender estos contratiempos. Este título, además, está considerado el mejor de España por los servicios de emergencias del Sistema Nacional de salud y uno de los mejores de Europa y del mundo por las instituciones sanitarias internacionales.