“Dije basta el día que mi marido me pidió firmar un documento en el que me comprometía a seguir casada con él aunque me siguiera pegando”

“Dije basta el día que mi marido me pidió firmar un documento en el que me comprometía a seguir casada con él aunque me siguiera pegando”

“Gracias a personas profesionales como vosotros y vosotras, yo estoy hoy aquí hoy. Así que lo primero que quiero hacer es pedir un aplauso por todos y todas vosotras”, así comenzaba su testimonio Ana Bella, una mujer que fue maltratada durante años por su marido y que hoy en día es presidenta de la Fundación Ana Bella, red de mujeres supervivientes, que ayuda a mujeres maltratadas. Así lo contó en las jornadas que la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud organizó el pasado noviembre en Huesca, de este modo, reconocía la importante labor que tiene la enfermería para ayudar a las mujeres maltratadas y prevenir, gracias a educación para la salud, que los casos de hombres maltratadores y mujeres maltratadas sigan siendo titulares en nuestros medios. Con sus palabras, Ana Bella, hizo sentir a todos los asistentes el horrible maltrato que tuvo que soportar por parte de su ahora exmarido durante 11 años:

“Las enfermeras pueden ser agentes de cambio, primero ayudando o detectando si la mujer que tenéis enfrente de vosotros está siendo maltratada y después ayudándola a actuar. No nos podemos olvidar de que las enfermeras también pueden ser víctimas de maltrato. Puede ser tu enfermera, puede ser tu profesora de la universidad, puede ser tu compañera de trabajo, puede ser la mujer que está sentada a tu lado ahora mismo y en este caso lo fui yo durante 11 años. Hasta que una noche llegó el que era mi marido con un documento que quería que firmase, ya lo había hecho antes. En ellos decía que tenía que estar a menos de tres metros de él o que tenía que entregarle un recibo de todo lo que comprara, o pedirle autorización previa de compra cualquier cosa aunque fuera un Chupachups. Pero ese día quería que firmara un documento en el que ponía que yo me comprometía a seguir casada con él aunque él me siguiera pegando. Él siempre decía que me pegaba porque me quería porque si no me quisiera me hubiese dejado hace mucho tiempo y claro yo le dije ‘si me tienes que pegar para seguir juntos y haga lo que haga no te hace feliz, ¿no crees que estarías mejor con otra mujer? ¿No sería mejor que nos separásemos?’ a lo que él me contestó ‘no chiquita, tú nunca te separarás de mi porque nuestro matrimonio es amor o muerte’. Entonces yo seguía insistiendo ‘vamos a separarnos, no quiero firmar esto’, él se puso más nervioso porque era la primer en 11 años que yo le llevaba la contraria. Yo de rodillas rezaba porque veía el final y él me decía que rezara porque esta discusión acabaría ganando el que quedase vivo. Se me echó encima y no podía ni respirar, me pedía que le apretase los brazos para decirle que sí iba a firmar su contrato. En ese momento no podía ni moverme. Me robó todos los instintos, menos uno: el de madre. En el momento en el que oí a mi hijo llorar, le apreté los brazos, firmé todo lo que había que firmar para que mi hijo dejara de escucharlo y esa noche saqué la fuerza que no tenía para coger a mis cuatro hijos, meterlos en el coche e ir a la policía a denunciar”.

Ana Bella, ahora mismo es presidenta de la Asociación que lleva su nombre y lucha contra el maltrato. Ha realizado diferentes campañas como la de #SoyCapaz para ayudar a mujeres que han tenido que enfrentarse a situaciones como la que ella estuvo viviendo durante todo ese tiempo.

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto